Breve historia

del Centro Kadampa Mahamudra de Sevilla

25 aniversario (1993-2018)

 

 Los inicios


El Centro Budista Mahamudra de Sevilla es uno de los centros kadampas más antiguos de nuestro país y también uno de los primeros de la Nueva Tradición Kadampa (NKT) que se establecieron fuera del Reino Unido.

Fue fundado por el venerable Gueshela con el nombre de Mahamudra, que significa la unión del gran gozo y la vacuidad, una realización del tantra del yoga supremo y que constituye la esencia misma de las enseñanzas de Buda.

Sus inicios se remontan al año 1992, cuando guen Kelsang Tharpa, un joven monje inglés discípulo cercano de Gueshe Kelsang Gyatso, comenzó a impartir enseñanzas a pequeños grupos de personas en la ciudad. A principios de 1993, él y otra veterana maestra, guen Kelsang Chödron, organizaron un evento extraordinario: la iniciación de Heruka y Vajrayoguini. Sevilla se convirtió así, en la primavera de 1993, en la primera ciudad fuera de Inglaterrra en acoger esta iniciación dentro de nuestra tradición kadampa. A este evento tan especial, a cargo del entonces Subdirector Espiritual de la NKT, guenla Thubten, acudieron muchas personas de dentro y fuera de Sevilla, y con este hecho tan auspicioso nació el Centro Budista Kadampa Mahamudra de Sevilla.

El primer maestro residente del Centro fue guenla Khyenrab, y los siguientes han sido: Kelsang Chöpel, guen Losang, Kelsang Ketsun, Fernando de Iraola, Kelsang Sherma, guen Kelsang Rigden, Kelsang Doryhe, Kelsang Sherab y, en la actualidad, estamos disfrutando de la inspiradora guía de guen Kelsang Paglam.

La primera ubicación del Centro fue en la calle Jáuregui, una calle bastante céntrica de Sevilla. De ahí se mudaría pronto a otro piso mayor, en la cercana calle Doña María Coronel. En esta ubicación permanecería durante más de 12 años, donde muchas personas iniciaron su práctica de budismo kadampa.

 

Desarrollando el centro


A partir del Centro Kadampa Mahamudra surgieron los grupos kadampas de Cádiz y Huelva que, con el tiempo, se convertirían en centros independientes. Incluso algunos estudiantes norteamericanos conocieron por primera vez el Dharma (las enseñanzas de Buda) en nuestro Centro, y promovieron posteriormente el inicio de dos grandes Centros en EE.UU. el de Washington, la capital, y el de Nueva York.

Asi también, el propio nacimiento y desarrollo de la Editorial Tharpa-España (distribuidora de libros y sadhanas de budismo kadampa) está vinculado al Centro Mahamudra de Sevilla, donde una practicante (Ana García-Atkins), conoció el budismo kadampa e inició la editorial, de la que fue responsable durante 15 años.

Por otro lado, el centro Mahamudra, en estrecha colaboración con otros centros y practicantes de España organizó, en la primavera de 2004, el primer Festival de Budismo Kadampa celebrado en Andalucía (en Pilas). Fue un festival con gran número de participantes y en el que recibimos (aparte de algún que otro día de intensas lluvias) las maravillosas bendiciones de Arya Tara Verde (manifestación femenina de la sabiduría y la compasión iluminadas).

En 2007 el Centro se trasladó a un local atractivo y cómodo, en la tranquila calle Yuste, muy cerca del céntrico y animado entorno de la Alameda de Hércules. La inauguración de la nueva sede la realizó quien había sido el primer maestro residente del Centro, guenla Khyenrab, en esta ocasión en calidad de Director Espiritual General de la Nueva Tradición Kadampa, guiando una puyha muy especial, la Ofrenda al Guía Espiritual.

 

Creciendo en beneficio de los demás


A finales de 2010 el Centro se transladó a Almensilla (pueblo del Aljarafe sevillano), en un entorno tranquilo, rodeado de zonas verdes, que invita a dejar atrás el bullicio de la ciudad. Esta nueva sede (por primera vez, fuera de la capital) nos permite recibir a un mayor número de personas sin dificultades de aparcamiento, además de la posibilidad de reunir y albergar a una comunidad de residentes. Esta nueva ubicación favorece además la realización de actividades especiales (como retiros y cursos de fines de semana), permitiendo la posibilidad de disfrutar compartiendo momentos de comidas y charlas en grupo, lo cual sucede a menudo.

Con el tiempo, los programas de estudios, cursos, retiros, conferencias y puyhas (oraciones y meditaciones en grupo) se han ido desarrollando y ampliando considerablemente en número y en participación. Simultaneamente, se ha ido asentando una nutrida comunidad de practicantes kadampas, la esencia misma del Centro, que está compuesta tanto de estudiantes veteranos/as, que aportan su estabilidad y experiencia, como estudiantes más recientes que comienzan a practicar la meditación y aportan la ilusión y el ímpetu al descubrir el precioso Dharma Kadam. Todos ellos y ellas juntos componen “la Sangha del Centro Mahamudra“, unida por la amistad espiritual y el profundo aprecio a un Centro que, sin ningún género de dudas, ha sido y es fundamental en su desarrollo espiritual.

¡A lo largo de todos estos años han habido tantas satisfacciones que sería imposible citarlas todas, pues pocas cosas aportan tanto como colaborar y participar en el desarrollo de un Centro de Dharma! Al hacerlo, ofrecemos a los demás seres (de la generación actual y del futuro) la oportunidad de escuchar las enseñanzas de Buda y de meditar en ellas y, así, resolver para siempre sus problemas y liberarse permanentemente del sufrimiento.

Como es natural, también se han atravesado etapas de dificultades que, afortunadamente, fue posible superarlas gracias al apoyo de nuestra exquisita Tradición, el esfuerzo de muchas personas, nuestra propia fe en Buda y en sus enseñanzas puras y, como no, gracias a la inspiración y la ayuda directa de nuestro excelente fundador, el venerable Gueshe Kelsang Gyatso Rimpoché, un maestro incomparable que, aún hoy día, nos sigue cuidando y animando. ¡Que durante muchos cuartos de siglo más en el futuro podamos seguir poniendo el Dharma a disposición de Sevilla, España y el mundo, para así cumplir su visión de aliviar y erradicar el sufrimiento de todos los seres!

¡MUCHAS GRACIAS a todas las personas que habéis apoyado hasta hoy este proyecto y a todas aquellas que lo continuais manteniendo ahora, con vuestro amor, generosidad y dedicación!

 

¿Quieres formar parte?


¡Todas las actividades del Centro se llevan a cabo por voluntarios/as!
Tanto el trabajo cotidiano del Centro, como todas sus actividades, se han hecho (y se hacen) gracias a la suma de la ayuda de muchas personas. Si te apetece apoyar ayudando en cualquiera de nuestras tareas y actividades, visita la sección cómo colaborar o ¡pregúntanos directamente!

 

Dedicación


Que  todo lo bueno que en lo que hayamos contribuido durante todos estos años, sirvan para que se cumpla el objetivo de Buda y del Budismo Kadampa: ofrecer felicidad pura y duradera a todos los seres sintientes sin excepción.